El diseño o interiorismo holístico es un concepto avanzado en el que antes de empezar a trabajar el espacio con lo que vemos –la funcionalidad y belleza del espacio- se estudia y analiza lo que no vemos.

Campos sutiles como las radiaciones electro-magnéticas naturales y artificiales o las cargas psico-emocionales, para poder intervenir en las posibles influencias del espacio que pueden afectar al bienestar y la salud física, mental, emocional y espiritual de las personas que lo habitan.

Entendemos la casa como un ecosistema dinámico y armónico, conectado a su entorno, para crear un núcleo fértil donde la vida prospere. Vivir en un espacio concebido desde el diseño holístico forma parte de un aprendizaje que implica el autoconocimiento y la responsabilidad con el bien común.

Basándonos en “La pirámide de Maslow” y la teoría de las necesidades humanas, vemos claro que nuestra motivación se desarrolla a partir de 5 jerarquías o necesidades:

  • Fisiológicas o básicas (salud, dormir, descansar, comer y beber, sexo).
  • De seguridad (sentirse seguro y protegido, casa, trabajo).
  • Sociales (afecto, intimidad, aceptación).
  • De autoestima (confianza, respeto, comunidad).
  • De autorrealización (reconocimiento, desarrollo del potencial, éxito).
Dibujo de La Casa Marta

Esta teoría tiene mucho que ver con la evolución misma de la conciencia del ser.

Y es claro que no podemos considerar el hecho de poder  llegar al desarrollo de nuestro potencial y autorrealización si no cubrimos primero nuestras necesidades más básicas y fisiológicas. El viaje para crear un hogar y espacio fértil para tu éxito personal empezará por diseñar primero todos estos aspectos en la casa y oficina, donde pasas el 90% de la vida, en un espacio interior.

Descubre como mejorar tu bienestar en casa y oficina con 9 hábitos saludables.

Tu cambio vital empieza aquí >

Diseño holístico y aspectos sutiles

Cuando hablamos de aspectos sutiles de la casa, hablamos de todo el espectro de la realidad de nuestro espacio vital que no vemos, pero sí sentimos. Lo que ves con tus ojos, la materia, tan sólo es una ínfima parte del espectro de la realidad. Empezando por el cuerpo, luego el medio – la casa y, cómo no, el planeta. Estos 3 planos están interconectados y en movimiento constantemente.

La salud de las personas o cualquier ser vivo depende de la armonía y el equilibrio del medio, y su entorno. Y el entorno construido depende de una serie de alteraciones geofísicas perfectamente medibles, pudiendo analizar ondas, partículas, gases, bacterias, campos electromagnéticos, luz, formas, colores y vegetación donde podemos proponer medidas de bienestar para generar la mejor relación entre los diferentes planos, cuerpo, espacio y entorno.  

Esta “ensalada de radiaciones, campos y partículas invisibles” en la que vivimos, que forma parte del espectro electromágnetico, que no puedes ver, ni oler, ni oír, puede contaminar tu medio ambiente (casa y planeta) si no eres consciente de la sobre-exposición.

Midiendo las radiaciones de un espacio de trabajo en casa.

Con un buen interiorismo y un buen uso de todo el espectro, estamos facilitando un estado de plenitud en tu lugar, donde vives y trabajas de forma holística. El cuerpo humano está lleno de radares naturales y receptores sensoriales que detectan cualquier estímulo en el ambiente y lo envían al cerebro, traducido en una señal eléctrica.


Diseño holístico y salud

Esta influencia entre los sentidos y el cerebro también puede tener aplicaciones en el interiorismo que creamos, pudiendo ayudar a mejorar el rendimiento, la creatividad o la calma gracias a determinadas formas, materiales, colores u olores, en cualquier ámbito ya sea privado, comercial, empresarial o docente. Podemos detectar todas estas alteraciones recurriendo a la sensibilidad de nuestro organismo.

La Geobiología y la Kinesiología nos ayuda a rescatar esta sabiduría natural y animal para poder decidir qué elementos son más adecuados a cada persona que habita en un espacio. En La Casa Marta “integramos el conocimiento científico con la sabiduría ancestral”.. 

Una visión técnica y sutil de la Casa


¿CUÁL ES NUESTRO SISTEMA DE TRABAJO?

Comprender el impacto del diseño en la salud humana es primordial. Para entender cómo nos afecta la casa, primero necesitamos comprender cómo funciona el cuerpo y la mente humana, al fin y al cabo somos mamíferos y no podemos esconder o eliminar lo que tenemos escrito en nuestros genes, aunque seamos médic@s, escritor@s o astronaut@s.

Esta mirada holística es necesaria para no olvidar que somos seres naturales sometidos a ecosistemas desequilibrados, ya que estamos creando entornos desnaturalizados que afectan a la salud del planeta y por consecuencia a la nuestra.

Tener consciencia plena de lo que nos rodea nos conduce a un nuevo planteamiento de vida, nuevos valores y renovadas energías que nos ayudan a comprender y mejorar nuestro entorno y, por ende, nuestra salud y nuestra calidad de vida.

Nuestra metodología de trabajo se basa en cubrir primero los aspectos saludables y ecológicos del espacio. Después abordamos el diseño & confort con la belleza & armonía, para acabar alineándolo con el propósito vital, para crear el espacio de tu vida.

En La Casa Marta empezamos a trabajar por los cimientos de tu casa, no por el tejado. Lo más importante es tu Salud, Confort y Bienestar, para empezar a construir una base sólida y fértil dónde poder construir tus sueños.

He dedicado los últimos 10 años a explorar y trabajar con diferentes herramientas para poder poner nombre y apellido a todo lo que percibes de los espacios, estudiando ciencias del hábitat y filosofías ancestrales relacionadas con la energía, su fuerza y sus influencias en el ser vivo: todo está conectado.

Mi pasión por integrar las personas, el entorno y su hábitat, me hizo crear una mirada única en búsqueda de espacios saludables, sostenibles y con propósito vital.

Entendemos la casa como un ecosistema dinámico y armónico, conectando las personas que habitan el espacio a su entorno. La Casa Marta empieza a estudiar y auditar las Casas desde 3 planos de influencia: la natural, la artificial, y la humana.

La bioconstrucción, el feng shui, la medición ambiental, la geobiologia y la kinesiología entre otros, ayudaron a cambiar mi timón de vida hacia este fascinante viaje que comparto hoy contigo, que quieres vivir en armonía con la vida. 

Quiero sanar mi espacio >

go to top icon
entra
Email WhatsApp Llamar